Agile & Zen

Un muchacho joven viajaba a través de Japón hacia la escuela de un famoso artista marcial. Al llegar al dojo, se le dio una audiencia con el sensei. “¿Qué quieres de mí?”, Preguntó el maestro. “Quiero ser tu estudiante y convertirme en el mejor karateka de la tierra,” respondió el muchacho. “¿Cuánto tiempo debo estudiar para ello?” “Diez años por lo menos”, respondió el maestro. “Diez años es mucho tiempo”, dijo el chico. “¿Y si estudio el doble de duro que los otros estudiantes?” “Veinte años”, respondió el maestro. “¡Veinte años! ¿Y qué pasa si practico día y noche con todo mi esfuerzo? ” “Treinta años”, le respondió el maestro. “¿Cómo es que cada vez que digo que voy a trabajar más duro, me dices que necesitaré más tiempo? “, Preguntó el chico “La respuesta es clara… Cuando un ojo se fija en tu destino, queda sólo otro para encontrar el camino”

Anónimo De: Zen en las artes marciales por Joe Hyams, 1979, p. 95

Aunque lo parezca, no existe tal cosa como los esfuerzos extraordinarios. Debo decirte un pequeño secreto… ellos en general no brindan resultados extraordinarios.

Es común ver a organizaciones premiar los esfuerzos extraordinarios en contraposición a los resultados realistas. Los esfuerzos heroicos no son escalables, no apoyan un modelo deseable para llevar adelante el día a día de una organización, y pese a aumentar la adrenalina de los grupos y dejar aparentemente claro que todo se puede dentro de la empresa, convierte a las personas de la organización en maquinarias defectuosas.

Gracias por escucharme,
Erich.

1 thought on “Agile & Zen”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s